El opinaderoYo Campesino

Yo Campesino / Angustia

En medio de carestía y violencia que ahogan, el ganso compra pleitos por violar la ley.

Miguel A. Rocha Valencia

Como si la seguridad, la alimentación, salud y vida de los mexicanos no fueran prioridad nacional, el ganso hunde cada vez más a los mexicanos en la angustia de un futuro negativo, donde pobreza, asesinatos, enfermedad y miseria son la realidad que nos rodea y el panorama desolador de una cuarta transformación que llegó al poder para hacer el mal.

En su irascible e irracional idea de gobierno, el machuchón tabasqueño hace todo para que el desasosiego se apodere de cada vez más mexicanos muchos de los cuáles, ante la ola de violencia, pobreza y ausencia de oportunidades de empleo digno o de superación, prefieren enfrentarse a la muerte huyendo del país en masa.

Son cerca de medio millón quienes lo intentaron en el primer semestre de este año y de acuerdo con el Inegi y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EU, van en aumento, así como las deportaciones.

Los factores con inseguridad, búsqueda de una vida mejor mediante empleo o de estudio, por ello en mayo pasado el número de detenciones fue de 239 mil 416 en mayo, frente a los 180 mil 587 del mismo mes de 2021, es decir 33 por ciento más. Se considera que este es el mayor movimiento en décadas con especial énfasis en menores de edad.

Y es que a pesar de que el mismo ganso intenta disfrazar los números y afirma que van menos de 120 mil asesinatos, la verdad es que estos ya rebasan los 125 mil contabilizados por el Sistema Nacional de Seguridad Pública más los que se sumen de los cerca de 100 mil desaparecidos, muchos de los cuales yacen en fosas clandestinas y los 15 de la más reciente masacre en Nochistlán de Mejía, Zacatecas luego de un enfrentamiento entre los cárteles de Sinaloa y JNG. Las fuerzas del “orden”, llegaron para no variar, cuando aquello que duró horas, había terminado.

Incluso trascendió que los sicarios usaron unidades blindadas, armas de alto calibre y despojaron de autos a particulares para trasladar a sus heridos.

Pero no pasa nada y el mesías tropical enfrenta a médicos que protestan por la “importación” de presuntos facultativos “especialistas” cubanos, que a ver si es cierto y se van a la sierra, ahí donde no hay recursos y sí mucha violencia criminal.

Igual dice que no se “dobla”, que no es pelele de gobiernos extranjeros con quienes se pelea y provoca la huida y cancelación de capitales con la violación a tratados internacionales. NO le fue suficiente con cancelar el NAIM, tirar a la basura 600 mil millones de pesos, aumentar la deuda sólo por eso con cuatro mil 200 millones de dólares ni mucho menos dejar al país en la incertidumbre que provocó la huida de más de 65 mil millones de dólares en capitales e inversión.

Ahora, sin esa inversión privada, con un gasto excesivo con cargo a deuda por sus “proyectos” financieramente inviables y que pasan más por costosos caprichos de un ánade con poder, la deuda sigue en aumento lo mismo que la inflación que en este año alcanzó 8.16 por ciento, con una subyacente que rebasa el siete por ciento y que en lo que va del sexenio duplicó el precio de las cosas y acumula un 32 por ciento en ¡menos de cuatro años!
La expectativa de los analistas de Banamex es que, a finales de julio, la inflación rondará el 8.9 por ciento, mientras que la encuesta de Banxico modificará sus estimaciones ya que el diez por ciento estimado para diciembre está a la vuelta de un mes.

Este hecho solo será generador de más pobreza general, miseria laboral, aumento de enfermedades porque la gente no tendrá capacidad para atenderse, comer bien, ni comprar medicamentos con todo y la limosna que se empeña el profeta en repartir a cambio de votos. Con ello, menos esperanza y más violencia.

Confirmamos que el famoso paquete Contra la Inflación y Carestía sólo fue una promesa incumplida más del profeta cuatrotero sobre quien recae la responsabilidad de desmantelar cadenas productivas, destinar los 320 mil millones para apoyar al campo sobre todo en la comercialización para dar dinero en la mano a campesinos o destinarlo a su programa sembrando vida, plagado de corrupción, deforestador e inservible.

Esperemos que el pleito con nuestros socios comerciales no escale a grado de que nos apliquen aranceles a las exportaciones ni importaciones, especialmente alimentarias, porque si eso ocurre, los mexicanos vamos a sufrir. NO se olvide que de Estados Unidos nos llegan cerca de 18 millones de toneladas de maíz, más de tres millones de toneladas de trigo y casi un millón en aceitosas.

Nos cierran la frontera y vamos a sufrir. Claro el tlatoani de Macuspana y su tribu no sufrirán las consecuencias, pero si serán responsables…

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba